sábado, 18 de marzo de 2017

Cuando no se afronta lo que importa


"Españolito que vienes
del mundo te guarde Dios.
Una de las dos Españas
ha de helarte el corazón."
 
Antonio Machado
 
LA TENTACIÓN DEL REVANCHISMO
 
Más de 40 años después de la muerte del dictador, el Ayuntamiento de Madrid ha decidido cambiar la denominación de 47 calles franquistas. Lástima que se haya tardado tanto tiempo en quitar el nombre de algunos generales afectos al Movimiento Nacional que todavía quedan en el callejero. Pero el gesto llega tarde, resulta inútil y sólo es una cortina de humo para distraer de los verdaderos problemas de la capital.
 
Lamentable la falta de respeto hacia nosotros mismos
borrando nombres de calles que para mal o para bien
forman parte de nuestra historia
 
Hay un viejo refrán castellano que dice "a moro muerto, gran lanzada". Esto es lo que ha hecho el Ayuntamiento que se ha escudado en la Ley de Memoria Histórica para tomar una medida que carece de sentido porque la gran mayoría de esos nombres que se quiere borrar ha pasado al olvido más absoluto.
 
Manuela Carmena Castrillo
(Madrid, 1944)
Esta señora impresentable en lugar de estar en un geriátrico se dedica a dirigir Madrid como alcaldesa a golpes de ocurrencia y fobias obsesivas, anacrónicas y guerracivilistas
 
Nadie sabe ya quiénes eran los hermanos García Noblejas, Eduardo Aunós, García Escámez o Emilio Jiménez Millas. Pero el caso más surrealista es el cambio de nombre de la calle Romero Basart porque había dos militares que tenían los mismos apellidos porque eran hermanos. Uno fue general de la Guardia Civil y defensor de El Alcázar de Toledo y el otro, jefe de la aviación republicana. Si le quitan la calle al primero, nuestros ediles podrían haber mantenido el nombre para homenajear al segundo, que estuvo en la cárcel tras el final de la Guerra Civil.
 
Ya sólo les falta pretender hacernos creer que los pobres angelitos de la izquierda en lugar de fusiles llevaban flores hacia el frente o en la retaguardia y no mataban a nadie
 
Creo que la decisión de Manuela Carmena llega con cuatro décadas de retraso, aunque algunos argumentarán que "Podemos" no gobernaba en aquella época y que Pablo Iglesias no había nacido todavía. Pero hay que recordar que durante la Transición se cambiaron los nombres de las calles y se eliminaron las referencias al general Franco y a José Antonio, el fundador de la Falange, decisiones que eran sensatas, justificadas y motivadas por la necesidad de reconciliación que existía entonces.
 
Una guerra civil es la confrontación de dos principales fuerzas fratricidas y primar a un bando sobre otro es puro sectarismo fanático, trasnochado y discriminatorio
 
Hoy, casi ocho décadas después del final de aquella sangrienta y cruel contienda entre españoles, es un acto inútil y meramente propagandístico cambiar los nombres a esas 47 calles, por muy justificado que esté en algunos casos. La historia no debería ser utilizada para dividir a los ciudadanos y menos como un arma arrojadiza para ofender a los descendientes de aquellos militares y dirigentes del franquismo que difícilmente pueden comprender que ahora se adopte una medida de esta naturaleza.
 
Los anarquistas de entonces también tuvieron que luchar contra los comunistas,
algo reiteradamente típico en las eternas divisiones de la izquierda cainita
 
Muchos de los nombres con los que se van a rebautizar esas calles corresponden a personas honorables, injustamente olvidadas y merecedoras de un reconocimiento social. Pero eso era fácil de arreglar sin caer en el revanchismo. Hubiera bastado dignificar su memoria con las calles que se abren en los nuevos barrios o dando su nombre a lugares cuya denominación se puede cambiar porque carece de significado.
 
España sobrevivió como entidad gracias a la victoria del bando nacional, pero en lugar de mostrar agradecimiento muchos se dedican a intentar mutilarla otra vez
 
El afán de los regidores del Ayuntamiento de Madrid es reafirmar su ideología y hacer un guiño a su clientela electoral, que aplaudirá la medida como un signo de progresismo y equidad. No lo es. Por el contrario, la iniciativa refleja un inquietante sectarismo y una falta de generosidad y respeto a quienes no comulgan con sus ideas.
 
Los agitadores izquierdistas quedan retratados en este cartel con uno de sus clásicos dogmas que demostró ser otra más de sus mentiras
 
Creo que lo que tenemos que hacer es olvidar los rencores del pasado y dejar la interpretación de la historia a los historiadores. Mi abuelo estuvo a punto ser fusilado por un pelotón de falangistas, pero hoy yo soy el único que lo sabe porque él me lo contó antes de morir. Sacar a colación estos asuntos para dividir a los ciudadanos entre buenos y malos es una mezquindad. Por respeto precisamente a la memoria histórica, a lo que sucedió de verdad, lo mejor es sencillamente perdonar y renunciar a cualquier revisionismo porque el horror carece de bando. 
(Artículo de opinión escrito por Pedro García Cuartango
y publicado por "El Mundo" el sábado 18 de marzo de 2017)
 
Llamar "Frente de libertad" al sistema político del totalitarismo comunista
es un amargo sarcasmo que costó demasiadas vidas durante el estalinismo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada