lunes, 14 de enero de 2019

Porque antes que nada somos personas


Esto es lo que entiende el feminazismo radical
por concordia y lucha por no incitar al odio genérico

FEMINISMO DE SECTA

No se alcanza la igualdad desde la discriminación; es una contradicción «in terminis». Tampoco son buenos puntos de partida el miedo, la desconfianza y la sensación de superioridad o inferioridad. La perspectiva de género se empeña en destruir la evidencia de que cada persona, independientemente de su sexo, es única en su complejidad, soberana e irrepetible. De ahí que resulte insultante ese feminismo de secta empeñado en meternos a todas en un mismo saco, atribuirnos una ideología consustancial a nuestra condición femenina y convertirnos en marionetas al servicio de una causa perfectamente definida: la de la izquierda que se autodenomina «progresista» cuando los hechos demuestran que solo sus dirigentes progresan bajo su gobierno. Conmigo que no cuenten. Me niego rotundamente a dejarme utilizar.

¡Oh, cuánta cortesía, educación y clemencia en esta pancarta feminazi!

Yo ejercía de feminista, en el sentido literal de la palabra, cuando Irene Montero no era ni un proyecto en la mente de sus padres. Escogí un oficio eminentemente masculino entonces, en una especialidad, el periodismo político de prensa diaria, en el que esa prevalencia se traducía en condiciones laborales prácticamente incompatibles con la conciliación familiar. A diferencia de la lideresa podemita, crie a mis hijos con dos meses escasos de baja y nulas ayudas a la maternidad. Mi generación trabajó muy duro para conseguir los derechos que ella ha disfrutado, exigir oportunidades, demostrar capacidad y desmontar incontables prejuicios arraigados en la sociedad, después de que la anterior hubiera logrado, con la participación activa de muchos hombres, derribar los obstáculos legales que impedían a las mujeres ser dueñas de su destino en España. Guárdense por tanto sus lecciones Adriana Lastra, Carmen Calvo, Teresa Rodríguez y demás sacerdotisas de la nueva religión que nos trata como a seres desvalidos, necesitados de tutela y ventajas. Basta ya de usurpar la representación de un colectivo que engloba a la mitad de la humanidad. Yo no comulgo con sus dictados ni acepto sus dogmas. No se atrevan a hablar en mi nombre. No me incluyan en su lista.

Rita Maestre
(Madrid, 1988)
Política, concejala y activista podemita que quitándose parte de la ropa asaltó la capilla de la Universidad Complutense el 10 de marzo de 2011 interrumpiendo una misa al grito de : "Sacad vuestros rosarios de nuestros ovarios!", "¡Arderéis como en el 36!", "¡Poder clitoriano contra el Vaticano!", "¡Menos rosarios y más bolas chinas!", "¡Vamos a quemar la Conferencia Episcopal!" o "¡El Papa no nos deja comer las almejas!", toda una loa a la convivencia democrática y el respeto a la no discriminación por credo religioso

La palabra de un varón no puede valer más que la de una mujer, ni tampoco menos, como ocurre en las denuncias por violencia de género. Esa presunción contraviene un principio esencial de la democracia y en nada contribuye a combatir ese delito. A las mujeres no «nos» matan ni «nos» violan por ser mujeres, tal como postula el discurso oficial de esas gurús, entre otras razones porque la inmensa mayoría los hombres no va por ahí violando o matando a nadie. Algunas mujeres, afortunadamente muy pocas en nuestro país si lo comparamos con otros vecinos, son víctimas de esos crímenes, porque algunos hombres, los menos, son criminales cuyo lugar está o debería estar en la cárcel, de por vida en el caso de los multirreincidentes. De por vida, sí, digan lo que digan las mismas voces biempensantes que se atribuyen en exclusiva la defensa de esas víctimas. Condición femenina y anticapitalismo o socialismo son conceptos que nada tienen que ver entre sí. Magnitudes de ámbitos distintos. Las mujeres no tenemos un derecho sacrosanto al aborto, porque en el acto de abortar hay dos vidas implicadas y dos derechos contrapuestos: los de la madre y los del hijo, por no mencionar los del padre, paradójicamente librado de cualquier responsabilidad. Ignorar esta realidad es falaz y deshonesto. Identificar feminismo y aborto, como dos caras de una misma moneda, denota, una vez más, una falta de respeto absoluta a los valores y creencias de millones de mujeres tan consagradas como la que más a la lucha por conseguir la plena y total igualdad. Cada mujer es un mundo. No dejemos que nos conviertan en peones de sus políticas.

(Artículo de opinión escrito por Isabel San Sebastián
y publicado por el periódico "ABC" el lunes 14 de enero de 2019)


Isabel San Sebastián
(Santiago de Chile, 1959)
Periodista y escritora

jueves, 10 de enero de 2019

La quintaesencia del rock and roll




GLORIA'S EYES

I was your big man,
I was your prince charming,
king on a white horse.
Hey! Now look how far I've fallen.
I tried to trick you, yeah,
but, baby, you got wise.


You cut me, cut me right down to size.
Now I'm just a fool in Gloria's eyes.

Swore I'd get you back,
I was so sure, I'd get you back life,
I done so many times before
a little sweet talk to cover
over all of the lies.
You came running back
but to my surprise, well, there was
something gone in Gloria's eyes.





Well, in the dark, when it was
just me and you I asked the question
that I knew the answer to:
is that a smile my little dolly on the shelf?
Tell me: is that a smile
or is it something else?

Now I work hard
to prove my love is true.
Now I work hard
and I bring it on home to you.
At night I pray silently as you lie.
Some day my love again will rise
like a shining torch in Gloria's eyes.
I was your big man,
I was your prince charming,
king on a white horse,
now look how far I've fallen.



(Canción compuesta e interpretada por Bruce Springsteen
en el álbum "Humnan touch" publicado en 1992)



Una obra cumbre de la música rock publicada en 1992

LOS OJOS DE GLORIA

Yo era tu gran hombre, tu príncipe azul,
un rey sobre un corcel blanco.
Ahora mira qué bajo he caído.
Intenté engañarte,
pero te volviste sabia.
 Me moldeaste a tu medida
 y ahora solo soy un tonto
en los ojos de Gloria.

Juré que te recobraría, de eso estaba seguro,
y que todo volvería a ser como antes
como lo hice tantas veces atrás
con una dulce retórica
encubriendo mis mentiras.
Volviste aprisa pero, para mi sorpresa,
había algo que se había ido
en los ojos de Gloria.

Bueno, en la oscuridad,
cuando nos encontrábamos solos tú y yo,
te hice la pregunta de la que presuponía
la respuesta: ¿Es ésa la sonrisa
protectora de mi pequeña?
 Dime: ¿es simplemente una sonrisa
 o es algo más? Ahora trabajo duro
para demostrarte que mi amor es verdadero.




Ahora trabajo sin descanso
para llevarte el sueldo a casa.
 Por las noches rezo
mientras duermes en silencio.
 Algún día mi amor volverá a erigirse
 como una antorcha llameante
y en los ojos de Gloria
lo veré reflejarse.

Yo era un gigante,
el príncipe de un cuento de hadas,
el rey sobre un pegaso blanco
y ahora mira cómo estoy hundido
en una debacle.

(Traducción de Andrés González Déniz)



Bruce Springsteen
(Long Branch, Nueva Jersey, 1949)
El mayor genio en la historia del rock

jueves, 3 de enero de 2019

Un nuevo libro es como un bebé de papel

 
"OVIDIANA"
de
Andrés González Déniz
(Madrid, Vivelibro Editorial, 2018, pp. 142)
 
"Este es un libro que rinde homenaje en toda regla al poeta romano Publio Ovidio Nasón (Publius Ovidius Naso, Sulmona, 43 a. C. - Tomis, 17 d. C.). Estructurado en torno a una columna vertebral formada por una actualización de las cartas amorosas de las Heroidas, se expande en torno a ellas con un nuevo tratamiento de los mitos griegos previamente reelaborados por Ovidio en sus Metamorfosis. Con algunas referencias al Arte de amar, los Fastos, las Tristia y las Pónticas, este texto es una nueva factura y revisitación, una personal lectura e interpretación de la inmortal poesía ovidiana que supone un acercamiento a su cosmovisión de los viejos mitos clásicos para el lector actual, además de una prueba del eco, vigor y fecundidad de los versos de Ovidio y el poderoso influjo que aún ejerce sobre nosotros."

miércoles, 12 de diciembre de 2018

Ejemplo de comentario crítico





LAS ITV QUE NOS CASCARON

A alguno de nuestros ángeles de la guarda -esas personas dedicadas al servicio público que se pasa la vida pensando en nosotros- se le ocurrió que una buena idea para cobrarnos un nuevo impuesto era establecer la obligación de pasar la inspección técnica de vehículos. Y dicho y hecho. Se crearon las ITV que nos cobran a nosotros y le pagan al Estado. Negocio redondo.
En teoría pagamos un impuesto por circular. Y un seguro obligatorio. Y quien debería controlar que lo hagamos en las debidas condiciones es la Administración Pública. Pero eso implicaría mojarse. Por eso se buscó otro sistema. Estás obligado a que una ITV diga que tu coche puede circular sin problemas, pero si al salir de la inspección coges la autopista, se te rompen los frenos y te pegas un rebencazo, no vayas a pedir responsabilidades a la ITV. Eso no es asunto suyo. O sea, el coche estaba conforme para circular, pero en lo que te pase después de que salgas de allí se lavan las manos. Casi como los seguros, que te pasas la vida pagando hasta que los necesitas, en cuyo caso descubres lo difícil que es que se hagan cargo de un siniestro.
Pero a lo que vamos. Que los trabajadores de las ITV andan diciendo por ahí que las empresas con grandes flotas de vehículos presionan para que les permitan pasar las inspecciones sin mucho problema. Eso no es ningún descubrimiento. No hace falta más que ver algunos coches de Emmsasa circulando por Santa Cruz, que parece que se caen a cachos. Pero los trabajadores dicen que está pasando con las guaguas que transportan a los niños al colegio. Y eso ya son palabras mayores.


Como resulta que los trabajadores de las ITV están a la greña con las empresas -por lo del convenio- uno sospecha que igual están cargando las tintas. Pero en todo caso se están disparando en una pata. Porque, vamos a ver ¿quién es el que firma que un vehículo pasa la ITV? Pues un trabajador. O mejor dicho, los que revisan el vehículo. Así que si alguien está dejando circular guaguas con frenos en mal estado y con niños dentro, más valdría que pusiera el trasero en remojo no vaya a ser que haya un accidente y se le caigan los palos del sombrajo. Sobre todo después de haberlo dicho públicamente.
Las ITV son cada vez más duras. El negocio es el negocio. Hay que estimular la venta de coches nuevecitos. Por eso los próximos años todo va a ser mucho más difícil para los que no han podido rascarse el bolsillo y cambiar de vehículo. A los coches diésel les va a caer la del pulpo. Y los fallos van a aparecer por todos lados, para que vayas al taller a cambiar ruedas, luces o lo que sea. Y más radares. Y más controles. Y más multas. Y venga a ordeñar que todavía queda leche. Sobre todo mala leche.

(Artículo de opinión escrito por Jorge Bethencourt y publicado por el periódico “El Día” el miércoles 19 de septiembre de 2018)


Jorge Bethencourt
Periodista

COMENTARIO CRÍTICO

YA NO SABEN QUÉ HACER
PARA SUBIRNOS LOS IMPUESTOS

El autor acierta de lleno con su análisis de la situación generada desde los últimos gobiernos con su política sobre el sector de la automoción: se trata de medidas con más afán recaudatorio que preocupación por la seguridad vial. Tanto es así que, posteriormente a la redacción de este artículo, el gobierno presidido por Pedro Sánchez con el apoyo de los populistas y nacionalistas vascos y catalanes, ha acordado reducir en todos los núcleos urbanos la velocidad máxima a 30 km/hora. Es evidente la cantidad de multas y subsiguientes ingresos al erario público que esta medida va a provocar.


El gobierno de la nación ha cometido más errores de cálculo que los denunciados por Jorge Bethencourt. Anunciar la supresión de todos los vehículos alimentados por combustibles fósiles para el año 2050 es una apuesta precipitada, contraproducente y frívola. Precipitada, porque para llevarla a cabo primero hay que dotar de puntos de repostaje a la geografía española. Contraproducente, ya que ha frenado las ventas de automóviles en un segmento productivo que da trabajo directo a 330.000 personas. Y es frívola, dado que siembra la incertidumbre entre los fabricantes y los consumidores.
Las ITV, además, se prestan a la práctica de una picaresca muy española, puesto que en unas estaciones oponen más dificultades que en otras a la hora de revisar turismos, motocicletas, autobuses y camiones. Ocurren situaciones tan rocambolescas como las de exigir documentos específicos a propietarios de coches de segunda mano que ya habían obtenido el justificante de haber superado la inspección satisfactoriamente. O incluso solicitar facturas de taller por reparaciones que en realidad hizo el anterior propietario y no el actual.
Si de verdad lo que importa es reducir la mortalidad en la carretera, deberían incidir en el estado de los vehículos y no penalizar su estética, tal como lo están haciendo, pues prohíben tubos de escape dobles y miden los alerones para sancionarlos cuando no están homologados o no vienen así de fábrica. Las ganancias que procuran no proceden sólo de la recaudación por las tasas, sino por la presión que ejercen para que los ciudadanos adquieran coches nuevos, y encima eléctricos o híbridos que, a día de hoy, son insoportablemente muy caros. El colmo es la sospecha ciudadana de que la electricidad que alimente a los nuevos medios de movilidad se produzca en industrias altamente contaminantes y con unos costes muy elevados.

(Comentario escrito por Andrés González Déniz)


Hay que reconocer que la siniestralidad
del tráfico sería mayor si las ITV no existieran

miércoles, 5 de diciembre de 2018

Prueba objetiva del primer trimestre



IES MANUEL MARTÍN GONZÁLEZ

EXAMEN DE LENGUA ESPAÑOLA

LA POLÍTICA EN UN ESCUPITAJO

Las uvas de la ira están dando en España sus mejores vinos. Exprimidas por el peso del fanatismo y de la incontinencia verbal, ayer nos ofrecieron un espectáculo inolvidable en un Congreso que, habiéndolo vivido todo, jamás había tenido tanta mediocridad. Desde la tribuna de oradores de la Carrera de San Jerónimo se han dicho muchas burradas. Largo Caballero amenazaba al Gobierno de la República con el levantamiento de las masas obreras sin saber que sería un militar el que acabaría con el sueño republicano. Y hasta un teniente coronel de la Guardia Civil mandó a todo al mundo a echarse al suelo, pistola en mano, en la última y patética intentona de acabar con la convivencia de los españoles. Pero en pocas ocasiones se había visto el permanente nivel de virulencia que nos regalan cada día.
Al ministro Josep Borrell le escupió ayer un diputado de Esquerra Republicana al marcharse de la Cámara. El interfecto aseguró después que no le había lanzado un lapo, sino que al resoplar le salieron las babas disparadas. Pero antes, Gabriel Rufián le había lanzado flemas a todo el mundo desde la superioridad moral de quien se enfrenta a los invasores de su patria.
El envilecimiento de la política roza ya límites estratosféricos. Borrell acusó a Gabriel Rufián de ir al Parlamento a verter "serrín y estiércol" porque es lo único que sabe hacer. Y este le llamó fascista e indigno. Desde las bancadas se levantaban los insultos como palomas negras. Y la presidenta del Congreso, que expulsó a Rufián, con quien se fue toda la bancada de ERC, certificó el naufragio abroncando a sus arrebatadas señorías por la degradación del ejercicio parlamentario.
No sé cuándo se olvidaron que están ahí para representar a los ciudadanos y no a sus bancadas, a sus partidos o a sus líderes. No sé en qué momento perdieron de vista que están allí para solucionarlo todo y no para encanallarlo todo. El ejercicio de la vida pública se mueve en un gigantesco vertedero de mentiras, insultos, grabaciones impresentables y trapisondas de partido. El descrédito es tan enorme que a los ojos del común de la gente todos son exactamente iguales.
Hablamos, pomposamente, de que Europa está en peligro, agrietada por el populismo italiano y el egoísmo británico. Pero lo que está en peligro es nuestra propia democracia. Cataluña se ha convertido en una pústula sangrante que no tiene cura conocida. Ante la magnitud del problema ya no vale, como decía Ortega y Gasset, "conllevarlo". Hemos pasado el punto de no retorno, como esos aviones que intentan despegar y en un momento dado ya no tienen otra que ponerse en el aire. El separatismo es una enfermedad autoinmune de España que está infectando su vida. La gente tiene cada vez más temor. Y solo escucha insultos, demagogia y extremismo. Todo bombero sabe que los fuegos o se apagan rápido o se vuelven incontrolables. Y me temo que este incendio solo acabará en cenizas.

(Artículo de opinión escrito por Jorge Bethencourt y publicado en el periódico “El Día” el jueves 22 de noviembre de 2018)


Jorge Bethencourt

CUESTIONES


1. Responde a las siguientes preguntas de comprensión lectora:

a) ¿Para qué deben estar los políticos en el Parlamento o Cámara de los Diputados?
Para representar a los ciudadanos y no a sus bancadas, a sus partidos o a sus líderes. Para aportar soluciones y no para encanallarlo todo.

b) ¿En qué se ha convertido el separatismo en Cataluña respecto a España?
En una pústula sangrante que no tiene cura.



c) ¿Cómo define el separatismo Jorge Bethencourt?
Como una enfermedad autoinmune que está infectando la vida de España.



d) ¿Qué es lo que siente la gente cada vez más?
Temor.

2. Define lo que es un texto.
Un enunciado o conjunto de enunciados, orales o escritos, relacionados entre sí que nos comunican algo y tienen sentido completo. Es la unidad máxima de comunicación.



3.¿Cómo se llaman las unidades que componen un texto?
Enunciados.

4. ¿Cuáles son las tres propiedades que debe reunir un texto?
Adecuación, coherencia y cohesión.



5. ¿Cuáles son las seis funciones del lenguaje según Roman Jakobson?
Referencial o representativa, emotiva o expresiva, conativa o apelativa, fática o de contacto, metalingüística y poética o estética.

6. ¿Cuáles son los seis elementos fundamentales del circuito de la comunicación?
Emisor, receptor, mensaje, código, canal y contexto.



7. ¿Qué son los cantares de gesta?
Largos poemas en verso que narran las hazañas de un héroe guerrero.

8. ¿Qué son las jarchas?
Breves composiciones líricas de tipo popular.



9. ¿Cuál es la estructura estrófica de los romances tradicionales?
Versos octosílabos con rima asonante en los pares: 8- 8a 8- 8ª.



10. ¿Cuánto tiempo abarcó la Edad Media?
Desde el año 476 hasta 1492, o lo que es lo mismo, desde el siglo V hasta el XV.





"Que buen vasallo si hubiera buen Señor"